Aparato Digestivo

¿Qué es?

La rectoscopia es una prueba diagnóstica que permite la exploración del ano y del recto, a través de visón directa, tacto rectal e introducción de un endoscopio rectal.

¿Para qué sirve?

Esta exploración permite identificar alteraciones o lesiones en la mucosa de la zona examinada así como obtener muestras para su análisis. Se recomienda su realización cuando se aprecian síntoma de estreñimiento o diarrea crónica, de sangrado anal o ante la sospecha de divertículos o cáncer.

¿Cómo se realiza?

Es una técnica muy sencilla que no suele presentar complicaciones ni provocar dolor, y cuya duración no excede de 10 minutos. Normalmente, el especialista efectúa una inspección anal y un tacto rectal previos a la introducción del rectoscopio, un aparato de 25-30 cm con una pequeña cámara que permite al especialista visualizar el interior del recto.

Para esta prueba el paciente sólo necesita prepararse durante la noche previa y la mañana de la exploración, con el fin de limpiar el recto mediate laxantes o enemas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies